Francisco de Santibañes, Secretario General del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI) y global fellow del Wilson Center.

El mundo después del coronavirus: entrevista a Francisco de Santibañes.

Francisco de Santibañes es Secretario General del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI) y global fellow del prestigioso Wilson Center. Además, es autor de los libros “Argentina y el mundo: claves para una integración exitosa” (Edicon, 2016) y “La rebelión de las naciones: crisis del liberalismo y auge del conservadurismo popular” (Vértice de Ideas, 2019). En esta entrevista con Statu Quo, analiza el contexto internacional actual y los posibles desenlaces de la crisis del coronavirus.

Francisco de Santibañes. Foto: Infobae
Entrevista a Francisco de Santibañes-Primera parte.

La semana pasada, usted sostuvo en Twitter que lo que se viene en el mundo no hay que buscarlo en la economía, sino más bien en la intersección entre la filosofía política y las relaciones internacionales. ¿Por qué?

Es difícil hacer predicciones sobre los efectos políticos del coronavirus, porque hay mucha incertidumbre. Pero yo creo que hay dos resultados posibles, que a su vez dependen de la narrativa que logre imponerse. Por un lado, existe una narrativa liberal que sostiene que la situación actual es consecuencia de la falta de colaboración internacional y del hecho de que ya no se le presta atención a los técnicos; y que afirma que ambas causas son provocados por el auge de una nueva camada de líderes conservadores populares. Por lo tanto, para esta corriente la solución consiste en volver a un mayor grado de conexión internacional. Por otro, la segunda narrativa tiene que ver con una aceleración de los cambios que ya veníamos viendo en el mundo, vinculados al nacionalismo, al deseo de las sociedades de mayor autonomía y al rechazo a las elites cosmopolitas.

En este sentido, creo que estamos en una etapa – a diferencia de lo que pasó en el mundo después de la Guerra Fría – en la cual la política tiene mayor peso que la economía. Como en el ejemplo del Brexit, en dónde los expertos afirmaba que era imposible que los británicos quisieran salirse de la Unión Europea porque no les convenía económicamente. Es un cambio de época y el tipo de filosofía política que triunfe tendrá mucha influencia. Si triunfa el conservadurismo popular – como viene sucediendo hasta ahora – tendremos una política exterior más realista. Si se impone una visión liberal – es decir la primera de las narrativas – habrá una política exterior más liberal. Finalmente, si esto redunda en una vuelta a los nacionalismos europeos de principio del siglo XX existirá una política exterior más expansionista en lo territorial, más conflictiva.

En su opinión, ¿cuál de estas dos narrativas está ganando más fuerzas?

Pienso que la segunda. Incluso Macron cambió su discurso, haciendo énfasis en la necesidad de mayor autonomía y asegurando que para enfrentar estas crisis un país como Francia no debe depender de ningún otro. Si bien existen sectores de las elites liberales y medios de comunicación como el New York Times o el Financial Times que llaman a profundizar la integración, bajo la premisa de que para problemas globales se necesitan soluciones globales, parece que eso no está ocurriendo. En Italia aumentó en un 20% la porción de la sociedad que quiere salirse de la Unión Europea. Da la impresión de que a nivel global está tomando cada vez más fuerza un discurso nacionalista y mi temor es que esto no termine en algo similar al fascismo.

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron. Foto: Arno Mikkor (EU2017EE)

-¿Qué papel tiene el miedo en la búsqueda de las nuevas narrativas?

En muchas ocasiones, los individuos reaccionan en base al miedo y eso puede ser peligroso, porque puede llevar a que se manipule a las sociedades. El gran peligro que veo es que la situación actual se transforme en algo parecido a lo que ocurrió en Europa a principios del siglo XX y se vuelva un nacionalismo ya no conservador, sino más parecido al fascismo.

Creo que es una situación nueva. No considero que el miedo estuviese tan presente antes del coronavirus en el desarrollo del conservadurismo popular. Pero ahora, en general, sí es un factor relevante, si bien hay que ver cuán rápido inicia la recuperación de la crisis sanitaria y económica. Pero, si se incrementa el nivel de temor, la segunda narrativa se verá favorecida y acelerada, aquella que ve el miedo en los enemigos externos e incluso, en los internos. Es un tema en el que hay que estar muy atentos.

Para usted, ¿qué provocó que la corriente liberal se encuentre hoy tan debilitada? ¿Cuáles han sido sus grandes fallas?

Durante la Guerra Fría, el liberalismo entabló una alianza con el conservadurismo que le sirvió para atenuar algunos de sus defectos, como la falta de empatía con la población nacional. Después, viró hacia una alianza con el progresismo y eso llevó a que las élites actuales, que son mayoritariamente liberales progresistas, se aíslen de la sociedad, perdiendo entendimiento de lo que le ocurría a la población. Creo que esa es la causa principal. Y sigue siendo así, yo no veo en el liberalismo autocrítica y nuevas ideas, como ocurrió previamente a lo largo de su historia.

Hoy en día, el pensamiento más vibrante – bueno o malo, pero más vibrante – está en la derecha o en la izquierda, pero no en el centro, no en el liberalismo. Creo que ese es un tema de fondo en el que no hay consenso y, en la medida que no cambie, este proceso se irá acelerando.

EL DEBILITAMIENTO DE LA UNIÓN EUROPEA Y EL ENFRENTAMIENTO CHINA-ESTADOS UNIDOS

Entrevista con Francisco de Santibañes-Segunda parte.
Bandera de la Unión Europea

¿Cómo ve la respuesta de la Unión Europea a la crisis y a lo que ocurrió en Hungría hace algunas semanas?

Más allá de si respondió bien o mal, lo que está claro es que la Unión Europea se encuentra debilitada y eso lleva, por ejemplo, a que no pueda enfrentar al líder de Hungría o a gobiernos que se están alejando del diálogo con la organización.

Parece indicativo el hecho de que, en el discurso que dio sobre la emergencia nacional, Merkel en ningún momento mencionó a la Unión Europea. Yo creo que eso ilustra el hecho de que cuando hay crisis de este tipo, las naciones tienden a encerrarse en si mismas, debilitando a proyectos como la UE. La clave ahora es similar a la situación de China, que al principio respondió mal y que ahora debe ganar terreno perdido. Pero esas políticas requieren fondos, lo que implica que holandeses, alemanes y los estados ricos del norte quizás deban ceder recursos para paliar problemas que recién ahora empiezan a surgir en países como Italia o España en términos de crisis económica y social.

-¿Qué rol juega China en la posición de la Unión?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a su par chino, Xi Jinping. Foto oficial de la Casa Blanca / Shealah Craighead.

Si bien hay diferencias en temas ideológicos, el actual escenario internacional tiene muchos parecidos con la Guerra Fría. Hay claramente dos grandes potencias: China y Estados Unidos; y un conflicto estratégico, el cual da la impresión de estar acelerándose. En este contexto, si bien la Unión Europea sigue siendo una potencia económica, ha quedado muy debilitada políticamente.

Al no ser una unidad, es muy fácil que la polarización entre ambas potencias lleve a que algunos estados se acerquen más a uno que a otro. En el caso del Brexit, por ejemplo, Gran Bretaña se acercó a Estados Unidos. Pero si, hipotéticamente, Italia se sale de la Unión Europea tiene la opción estratégica de acercarse a China, al igual que los países del este de Europa. Eso es un peligro muy grande para la UE, que originalmente se creó para evitar que se repitieran los conflictos que desembocaron en las guerras previas. Creo que se abre una nueva etapa en la Unión Europea y las elites tienen un rol muy importante de evitar que esto se quiebre.

– ¿Y Estados Unidos? ¿Está perdiendo liderazgo?

Estados Unidos tiene un problema de fondo: la pérdida de poder relativo, especialmente en lo económico. Eso lleva a que el país tenga menos posibilidades de ser el “policía del mundo”, como se decía en su época. Ante esa situación, creo que está surgiendo un nuevo consenso- si es que ya no existía desde antes- sobre una nueva estrategia de Estados Unidos, que consiste en contener el crecimiento económico de China y abandonar ciertas políticas, como la promoción de la democracia liberal alrededor del mundo o la intervención activa en distintas regiones.

En eso hay acuerdo entre demócratas, republicanos y el sector privado, que en los 90′ y los 00′ pensaban que China podría transformarse en una democracia liberal y aceptar el orden internacional liderado por Estados Unidos. Ahora, ya les ha quedado claro a todas las partes que eso no es así. Esta estrategia ya comenzó con Obama, que estratégicamente comenzó a salirse de Europa y Medio Oriente para concentrarse en Asia. Creo que Trump vino con mayor energía en esa dirección, siguiendo una lógica realista. En este aspecto, gane Trump o Biden, se verá una continuidad.

LA REALIDAD EN EL CONTINENTE AMERICANO

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto al canciller argentino, Felipe Solá. Fuente: Cancillería Argentina.
Entrevista a Francisco de Santibañes-Tercera parte.

– A raíz del enfrentamiento entre China y Estados Unidos, ¿podría aumentar la conflictividad en el continente latinoamericano?

Sí. Al igual que pasó en la Guerra Fría con Estados Unidos y la Unión Soviética, la lógica es que Estados Unidos y China no pueden ir a una guerra directa porque sería demasiado peligroso, debido a las armas nucleares. Entonces, podrían resolver sus disputas a través de estados clientes que pelean entre ellos o mediante guerras civiles al interior de los países. Ese es el gran peligro y creo que va a ser muy difícil que no suceda.

Además, a diferencia de la Unión Soviética, China tiene mayor poder y atractivo económico y no es una amenaza cultural. La URSS estuvo enfrentada con la Iglesia Católica y el sector privado, con el gigante asiático eso no ocurre. Por otra parte, desde la perspectiva de Estados Unidos países como Venezuela o Cuba son una amenaza a largo plazo porque se pueden convertir en estados satélites de su rival estratégico.

-¿Cómo se encuentra posicionada la Argentina frente a estos nuevos desafíos?

Argentina está mal preparada porque durante generaciones hemos carecido de pensamiento estratégico y de una clase dirigente que piense y actúe en base a estos temas. Todos los asuntos que no afectan la vida cotidiana de los argentinos y que son de largo plazo han sido descuidados: defensa, política exterior, política fiscal, educación pública.

La situación nos encuentra en una posición muy complicada. Lo importante es que nos demos cuenta de ello y busquemos un mínimo de consenso para pensar estratégicamente y generar las capacidades estatales y de la sociedad civil que son necesarias para implementar cualquier estrategia de largo plazo, que hoy no las tenemos.

– En este contexto, ¿cuál es la importancia de Brasil para la Argentina?

Para la Argentina, Brasil es relevante por muchas razones. La económica es una, es un mercado grande que lo tenemos al lado. También es importante diplomáticamente en temas como Malvinas y muchos otros. Pero ahora, yo creo que pasa a ser particularmente importante porque la tensión entre Estados Unidos y China puede llevar a que aumente la conflictividad en la región, a no ser que los dos países más importantes de Sudamérica – Argentina y Brasil -coordinen su posición en ciertos temas, más allá de las diferencias ideológicas de los gobiernos de turno.

No es casualidad que, en Brasil, los que apoyan más firmemente la relación con Argentina y el Mercosur son los militares. Son ellos quienes tienen esta visión más del largo plazo y hacen un análisis estratégico en temas geopolíticos. Creo que, tanto en el interés de Brasil como en el de Argentina, la mejor estrategia consiste en afianzar la relación y no en debilitarla.

Un comentario en “El mundo después del coronavirus: entrevista a Francisco de Santibañes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s